El gobierno federal eliminó oficialmente las Zonas Económicas Especiales (ZEE) creadas durante el sexenio anterior con el objetivo de desarrollar el sur de México, donde están los estados más pobres del país. Con la decisión se pone fin a las zonas ubicadas en Puerto Chiapas, Chiapas; Coatzacoalcos, Veracruz; Lázaro Cárdenas-La Unión, en Michoacán y Guerrero; Progreso, Yucatán; Salina Cruz, Oaxaca, así como en Campeche y Tabasco, según el decreto publicado este miércoles en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Desde la llegada de López Obrador a la Presidencia, el futuro de las ZEE quedó en el aire, pues él comenzó a dar prioridad a sus propios proyectos para el sureste del país: el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

Desde el pasado abril, el titular del Ejecutivo expresó su intención de desaparecer las zonas, pero la iniciativa privada pidió dialogar para tratar de asegurar su continuidad.

El decreto de este miércoles indica que a la fecha no se ha otorgado permiso o asignación alguna como administrador integral en las ZEE por no haberse cumplido los requisitos legales.

“Por parte de las entidades federativas y los municipios no se han reportado inversiones públicas productivas y de equipamiento urbano para el desarrollo de las Zonas Económicas Especiales y sus áreas de influencia”, justifica el decreto.

Según el gobierno de Enrique Peña Nieto, las zonas especiales pretendían cerrar las brechas regionales mediante el desarrollo industrial que atrajera inversiones, generase empleos de calidad, desarrollara cadenas de valor y detonase una demanda de servicios locales.

En su momento, el expresidente estimó que llegarían inversiones por al menos 5,300 millones de dólares y se crearían más de 12,000 empleos.

“Estamos conscientes de que esta transformación no será fácil, ni tampoco rápida; que, eventualmente, va a trascender a esta administración y seguramente a otras, pero estamos sembrando sobre un terreno fértil”, afirmó Peña Nieto el 29 de septiembre de 2017.