Deriva de las múltiples quejas de la ciudadanía ante el incremento en algunos casos de mas del 500% en el pago del impuesto predial, la presidenta municipal Gabriela Benavides ordenó la suspensión del cobro del mismo, argumentando.

“El sistema se alteró por los datos que se obtuvieron en el vuelo fotométrico que se realizo el año pasado y por el cual el valor catastral de aproximadamente 18 mil predios resulto afectado, al ver esta situación hemos ordenado detener el cobro del impuesto”.

El cobro se reanudará el próximo 8 de enero, manteniendo los valores catastrales del 2017 y en base a eso hacer el cobro correspondiente.