Las tarifas de los fletes para transporte marítimo de graneles secos se recuperarán a partir del segundo trimestre de 2018, gracias al fortalecimiento de la demanda asiática de mineral de hierro, según la última edición de Dry Bulk Forecaster, publicado por Drewry.

A mediano y largo plazo, Drewry prolonga la previsión anterior. Esto porque se espera que la producción de acero de China aumente el ritmo al final del invierno del hemisferio norte, en el segundo trimestre del próximo año. Para entonces las restricciones a la producción se habrán relajado.

Las fuertes actividad en infraestructura y construcción fortalecerán aún más el consumo de acero. Mientras tanto, el gobierno chino está cerrando fábricas ineficientes y altamente contaminantes; lo que allanará el camino para que las industrias eficientes produzcan acero de gran calidad, fortaleciendo la demanda de mineral importado de alta ley. El creciente consumo de graneles secos en los países africanos y asiáticos apoyará el comercio en este segmento.

Por otra parte, la iniciativa de la Franja y la Ruta impulsada por China, también impulsará el envío de graneles secos a largo plazo. El gobierno chino planea invertir fuertemente en el desarrollo de infraestructura para revivir la Ruta de la Seda del siglo XVI que nacía en China para cruzar Asia Central y Medio Oriente y llegar hasta Europa, ruta comercial que también se conectaba con la ruta marítima que une a China con el sudeste asiático y el este de África por mar.

La Franja y la Ruta implicaría la construcción de nuevos puertos, carreteras, ferrocarriles, plantas de energía y tuberías. Este proyecto altamente ambicioso creará fuertes vientos de cola para el transporte de graneles secos, teniendo en cuenta el desarrollo masivo de la infraestructura planificada emprendida por el gobierno chino, que puede implicar un gasto de hasta 8.000 millones de dólares para 2020.

Por el lado de la oferta, la flota de graneles secos crecerá a un ritmo moderado en los próximos años. La mejora de las tarifas charter está reviviendo el interés de los armadores en el mercado de los nuevos constructores; sin embargo, el crecimiento de la flota se mantendrá bajo control debido a la corta lista de pedidos y a las regulaciones de la OMI (bajas entregas en el corto plazo y alta actividad de desguace a largo plazo). Por lo tanto, una gran parte del libro de pedidos corresponderá a tonelaje de reemplazo.

No obstante, hay un inconveniente a corto plazo. Para enfrentar la contaminación causada por el alto consumo de carbón en los meses de invierno, el gobierno chino planea reducir la producción de acero durante el presente mes y marzo de 2018. Esto afectará directamente la demanda de mineral de hierro en el corto plazo. Según la política propuesta, el gobierno podría imponer un recorte del 50% en la producción actual de acero de 40 millones de toneladas, pero este objetivo parece muy ambicioso.

“Creemos que un recorte del 25% es más factible, en cuyo caso habría una reducción de 20 millones de toneladas de producción de acero, lo que como resultado, reduciría la demanda de mineral de hierro. Aunque la demanda de mineral de hierro seguirá siendo fuerte en otros países asiáticos, como Corea del Sur y Taiwán, no esperamos que esta demanda sea lo suficientemente fuerte como para compensar el impacto de la reducción de la demanda de China “, comentó Rahul Sharan, analista de Drewry para el segmento de graneles secos.

Con información de Comunidad Portuaria