Una vez que el robo al autotransporte de carga quedó tipificado como delito federal, la industria del ramo solicitó la creación de un fiscal especial, con la finalidad de dar seguimiento puntual a las denuncias sobre los delitos que se comentan en contra de esta actividad, informó Leonardo Gómez, director de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP).

Lo anterior sería el siguiente paso una vez que el Congreso aprobó que el robo al transporte sea un delito federal y por lo que los auto-transportistas, apoyados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), ya sostienen pláticas al respecto con el Comisión Nacional de Seguridad y la Secretaría de Gobernación.

De acuerdo con la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CAMACAR) y la ANTP, 2017 se caracterizó por un incremento sensible en el robo al autotransporte de carga y se estima que el año pudo cerrar con aumento de más de 35 por ciento frente al 2016.

Gómez comentó que se está a la espera de que el nuevo ordenamiento del Congreso se publique y se implementen las reglas respectivas para su aplicación.

“De hecho estamos buscando que haya un coordinador especial del delito de robo al transporte de carga porque esto nos permitirá darle mayor seguimiento a las denuncias, mayor claridad y mayor celeridad para atender este grave problema”, precisó.

Agregó que por lo anterior es de vital importancia trabajar de la mano con la federación y con los estados y municipios, como ya se hacen en el planeamiento de una ruta segura, en el caso del corredor México-Puebla-Veracruz y que en breve se ampliará a otras regiones.

Agregó que son varias las estrategias que se siguen junto con las autoridades y que se aplican en todas aquellas rutas con mayor índice de delitos, con el objetivo de reducir el ataque de la delincuencia organizada.

En el 2017 el robo de mercancías e insumos no sólo creció considerablemente, sino que los dueños de la carga se tienen que enfrentar a la competencia desleal en mercados paralelos en donde se venden sus bienes, al tiempo que todos luchan frente a un incremento considerable en el costo de las pólizas de seguros.

Por otro lado, tanto Gómez como José Refugio Muñoz, vicepresidente ejecutivo de la Canacar, coincidieron en que el 2018 será un año complicado, aunque con la certidumbre de que ya se publicó la nueva Norma Oficial Mexicana sobre pesos y dimensiones (NOM-012) y que tendrá como resultada que cientos de unidades que no cumplan con las nuevas reglas, así como las de protección al medio ambiente y de condiciones físico – mecánicas saldrá de la circulación.

En tal contexto, Muñoz comentó que existe la incertidumbre de la renegociación de Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); así como de la reforma fiscal en Estados Unidos y que en México el gobierno reconoció que no se tiene margen para nuevas adecuaciones en la materia.

Destaca también el tema del precio de los combustibles, la inflación y de las oscilaciones en la paridad cambiaria, factores que inciden sobre la estructura de costos del autotransporte.