El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) acordó subir de 80.04 a 88.36 pesos el salario mínimo en el país a partir del 1 de diciembre.

Este incremento de 8.32 pesos es un avance limitado y de medio camino, advirtió la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

La organización señaló que elevarlo a 95.24 pesos hubiera sido significativo, ya que se hubiera cumplido el objetivo de empatar el salario mínimo con la línea de bienestar establecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En su nuevo nivel de 88.36 pesos, el salario mínimo cubrirá 92.76% del monto necesario para alcanzar la línea de bienestar, detalló el organismo empresarial por medio de un comunicado.

Por ello, pidió un mayor incremento, a fin de que todas las personas que trabajan en la economía formal, obtengan cuando menos, el 100% de la suma requerida para satisfacer la canasta alimentaria y la canasta no alimentaria en núcleos urbanos.

El incremento acordado por la Conasami, al igual que el pactado a finales de 2016, se estructuró en un esquema mixto, compuesto por 5.00 pesos bajo el mecanismo denominado Monto Independiente de Recuperación (MIR) aplicable únicamente al Salario Mínimo General (SMG), así como por un incremento porcentual de 3.9% aplicable a la totalidad de los salarios mínimos, apuntó la Coparmex.

El mes pasado, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que veía la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) como un espacio para mejorar las condiciones laborales en el país, pues no quiere que éste sea competitivo por tener bajos salarios.

A su vez, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, ha dicho que el capítulo laboral del Tratado es complejo y que el objetivo en Estados Unidos es que suban los salarios en México como una medida para evitar que las empresas opten por mover sus fábricas a ese país asociado al pago de menores salarios.