La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó el peritaje de mil 587 huevos de tortuga marina a petición del Ministerio Público Federal, derivado del aseguramiento y puesta a disposición ante esta Representación Social por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En un comunicado, se informó que en cumplimiento a la atención solicitada, la autoridad ambiental llevó a cabo el peritaje correspondiente en materia de vida silvestre y recursos marinos identificando los productos, por lo que se dictaminó que se trataba de huevos de tortuga marina golfina.

Añadió que esta especie es conocida como Lepidochelys olivacea, y se encuentra listada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de riesgo En Peligro de extinción (P).

Durante el manejo de los productos y los tiempos de actuación (NOM-162-SEMARNAT-2012), el personal dictaminador de la Profepa observó que algunos de ellos se encontraban en condiciones apropiadas para su resiembra (eran viables), recomendando a la PGR su traslado inmediato al Campamento Tortuguero de Cuyutlán.

Refirió que esta acción con el objetivo de lograr su eclosión, toda vez que dicho lugar era el más cercano, ubicado en la comunidad del mismo nombre, en el municipio de Armería, Colima.

De acuerdo con el Código Penal Federal, en su Artículo 420, cualquier actividad con fines de tráfico, captura, posesión, transporte y acopio de partes y derivados de tortuga marina es penalizado como delito federal, con sanciones que van de uno a nueve años de prisión y multa por el equivalente de 300 a tres mil Unidades de Medida y Actualización.