Con la finalidad de dar mejores condiciones de atención a las mujeres embrazadas del Estado, durante el parto, la etapa de lactancia e infancia temprana, el Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la LVIII Legislatura Local presentó ante el pleno de la diputación una iniciativa para expedir la Ley para la Protección de la Maternidad en el Estado de Colima.  La cual se encuentra en proceso de dictaminación.

El coordinador de dicha fracción parlamentaria, Federico Rangel Lozano, dio a conocer que esta iniciativa de Ley que consta de 7 capítulos y contiene 34 artículos, reconoce el papel trascendente que la familia juega en la sociedad, destaca, a su vez, el rol que juega la mujer como bastión esencial de su integración, desarrollo, fortaleza y transformación.

En su exposición de motivos, Rangel Lozano expuso que una de las grandes riquezas humanas y sociales de la cultura mexicana lo constituye, sin lugar a dudas, el valor de la familia, como sea que ésta esté conformada.

“El desarrollo de nuestro país no se puede entender sin el papel central que ha jugado la familia mexicana como institución fundamental en la formación y realización de los individuos”.

El legislador priista señaló que durante el siglo pasado, el papel de la mujer se fue transformando en la sociedad mexicana.

Agregó que las mujeres tienen amplias responsabilidades, empezando por las que asumen tanto en la familia como cada vez más en todos los ámbitos de la vida social.

Asentó que los diputados del PRI al presentar la iniciativa tienen la plena convicción de que la protección de la mujer ¨constituye una tarea permanente, dinámica y progresiva”.

A mayor abundamiento, dijo, que en el estado de Colima está próximo a inaugurarse el Hospital Materno Infantil, “motivo adicional para que los legisladores del PRI presentemos la iniciativa en comento, con el firme propósito de buscar mejores condiciones de atención para las mujeres embarazadas en el Estado.

La Ley para la Protección de la Maternidad en el Estado de Colima, presentada por los priistas en el Congreso contempla 7 capítulos: prevenciones generales; de las autoridades; de los derechos de las embarazadas; de los derechos durante el embarazo en relación con los servicios de salud; de los derechos en relación al parto; de los derechos en relación con la lactancia; y de los derechos en relación con la infancia temprana.

En el capítulo de los derechos de las embarazadas se contempla que todas tendrán derecho a consultas médicas, exámenes de laboratorios, ultrasonidos, atención ginecológica gratuita, orientación psicológica y psiquiátrica hasta el posparto, así como orientación y vigilancia en materia de nutrición, previo estudio de trabajo social, a través de las instituciones de salud. Con un enfoque de apoyo a las jefas de familia, madres solteras y mujeres en situación económica y social vulnerable.

Asimismo, se establece que gozaran de estabilidad en el empleo, cargo u ocupación que desarrolle, a no desempeñar jornadas laborales nocturnas, a no ser discriminada por el hecho de estar embarazada, a tener acceso al trabajo en las mismas condiciones que las mujeres no embarazadas y gozar de doce semanas de descanso, en los términos del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Podrán tener acceso a los Centros de Atención a la mujer, mismos que conocerán a través de una línea de atención gratuita que implementará el Instituto o bien, a través de la implementación de una página de internet. Por medio de esta línea telefónica o de internet, se proporcionará la información necesaria a las mujeres para hacer efectivos sus derechos.

Recibir la ayuda psicológica o psiquiátrica durante el embarazo y después del parto, cuando se trate de embarazos no previstos. Esta ayuda deberá hacerse extensiva al padre, madre y demás familiares, principalmente, cuando la madre sea menor de edad.

Obtener incentivos o descuentos fiscales por parte del Estado y los Municipios, en el pago de sus contribuciones, conforme a lo previsto en la legislación hacendaria y en otros ordenamientos aplicables.

A efecto de dar cumplimiento a lo dispuesto por la fracción IV de este artículo, el Estado, implementará un programa de incentivos fiscales para las personas físicas o morales que contraten a mujeres embarazadas.

En el capítulo relativo a los Derechos en relación al parto, se establece que la madre tiene derecho a recibir, previo estudio socio económico, atención digna, gratuita y de calidad.

Tratándose de partos múltiples o de niños con necesidades especiales, previo estudio de trabajo social, el Estado podrá brindar un apoyo económico o en especie para que la madre pueda hacer frente a las necesidades imprevistas en la atención de sus hijos, cuando las condiciones socioeconómicas de la madre lo justifiquen.

En el capítulo referente a los Derechos en relación con la Lactancia se prevé que con independencia de las disposiciones de seguridad social previstas en otras leyes, los patrones que tengan contratados a un número mayor de 20 mujeres, están obligados a contar con un área especial para la lactancia de los niños.

La misma obligación se establece para las instituciones de educación pública o privada, centros de prevención y readaptación social, así como oficinas de los tres poderes del Estado.

Con ésta y otras iniciativas de ley que han presentado los diputados priistas ratifican su compromiso con toda la población, en particular con los sectores más vulnerables e incidir con ello en el desarrollo social integral de Colima, concluyó Rangel Lozano.