El gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña ha realizado una importante apertura a las inversiones en el sector de puertos; al finalizar la actual administración la capacidad de los recintos se duplicará, al pasar de 260 a 520 millones de toneladas de carga. Sin embargo, el cabotaje marítimo aún está pendiente, coinciden especialistas.

Dicho cabotaje consiste en la transportación de bienes de un puerto mexicano a otro de la misma condición, y contribuye al 20 por ciento del tráfico marítimo. Hace 10 años llegó a representar el 30 por ciento.

“Estaremos trabajando en reuniones con los representantes de la demanda de este transporte, ese ha sido el punto medular y también lo veremos con (Secretaría de) Economía, para ver si es necesario introducirlo en las renegociaciones de Tratado de Libre Comercio” de América del Norte, señaló Guillermo Ruiz de Teresa, coordinador de Puertos y Marina Mercante, dependiente de la SCT.

“El cabotaje ha demostrado ser un medio de transporte más económico, incluso que el ferrocarril, pero el tema es que no se ha encontrado la demanda para que las empresas que lo realicen vean en él un negocio”, señaló previamente José Luis Fuente, especialista del sector.

Una investigación de El Financiero de mediados de 2017 reveló que la carga por cabotaje era hasta 44 por ciento más económica que en el autotransporte. De enero a noviembre de 2017 se movieron 56 millones 511 mil toneladas de mercancías por cabotaje, 3.5 por ciento menos que el mismo periodo de un año antes.