Gran parte de las playas del puerto de Manzanillo, Colima, han sufrido modificaciones debido al intenso oleaje.

La fuerza de la corriente arrastra arena hacia la orilla, formando grandes bancos de material que pueden alcanzar hasta 2 metros de altura.

En algunas playas las ola rebasan estos bancos de arena y se introducen en los comercios.

“Hasta el restaurante está reventando, todo hasta el restaurante está reventando, se nos ha metido bueno”, señaló Samar Alberto, comerciante.

Los espacios recreativos en la playa se reducen hasta en un 40 por ciento.

“Ya casi nos subimos a la carretera porque el agua llega hasta acá, ya casi nos vamos a la carretera”, externó María Teresa Encino, turista.

“Sí está muy fuerte, sí está muy muy fuerte, pues mira ya estamos hasta la orilla casi para llegar a la carretera”, indicó Daniela Gloria, turista.

La Unidad Municipal de Protección Civil, recomienda a los turistas respetar las señales preventivas y evitar nadar en el mar.

“Cuando haya marejadas o la ola muy alta, no se introduzcan, que no se arriesguen que respeten las señales que estén establecidas como lo son banderas rojas”, indicó José María Flores, director de Protección Civil del Municipio de Manzanillo.

Por el momento, las marejadas sólo afectan los tramos de playa, sin alcanzar la zona urbana.

Con información de Bertha Reynoso.