Durante el periodo de semana santa y pascua el Instituto Municipal de Cultura y la Universidad de Colima montaron la exposición de cartonería y pirotecnia en bajos de presidencia municipal,  donde lucen los tradicionales “judas” muy característicos de estas fechas.

En los arcos del edificio municipal se aprecian alrededor de 10 figuras de “diablos y mexicanos”, listos para ser quemados como marca la tradición.

Tradición que como tantas otras de la ‘Semana Mayor’ o Semana Santa encuentra su origen en Europa y llega a la Nueva España mediante los misioneros católicos, quienes la aprovechan para catequizar a los indígenas. Judas; símbolo por excelencia del mal, la traición y la muerte, debe ser quemado como signo de su derrota y del desprecio que todo cristiano debe mostrar ante el pecado.

Solían utilizarse para ello muñecos de paja con trapo, a los que se les prendía fuego en las plazas centrales de los pueblos la noche del Sábado de Gloria. Después, cuando aparece la cartonería en Celaya y en la ciudad de México, los artesanos cartoneros se dan a la tarea de fabricar estos judas cada vez más coloridos y monumentales, llegando a medir hasta 4 metros y tomando el matiz de criaturas fantásticas al estilo de los alebrijes. Enriqueciendo el ritual se agregó también la pirotecnia, poniendo cohetes dentro del muñeco para hacerlo estallar al encenderse.