En una oportuna movilización de elementos de la Policía Turística, Protección Civil y con apoyo de elementos de la PROFEPA, fue capturado un cocodrilo de casi 3 metros que desde hace varios días era visualizado en las inmediaciones de la playa de La Boquita de Miramar.

Fue la tarde de ayer, cuando finalmente, luego de casi una semana de monitoreo, el saurio fue detectado y en una rápida maniobra, asegurado.

El ejemplar habría sido visto nadando entre el oleaje y representaba un riesgo para bañistas y prestadores de servicios, debido a que se trata de una especie bastante territorial.

Pero finalmente el operativo rindió frutos y fue asegurado en la playa.

Sin embargo destacan la presencia de mas ejemplares incluso con longitudes cercanas a los cuatro metros, por lo cual continuarán con los monitoreos en la zona.