El Gobierno del Estado a través de la Unidad Estatal de Protección Civil, informa que derivado del monitoreo que realizan investigadores de la Universidad de Colima y la observación que se tiene en el Volcán de Fuego, se realizó una reunión de trabajo del Subcomité para Fenómenos Geológicos, en la cual se expuso que a partir del viernes 25 de agosto se detectó un incremento en la sismicidad.

El evento más significativo ocurrió el lunes 28 a las 00:42 hrs., en donde las mediciones de las aguas en los manantiales cercanos al volcán mostraron – a partir de mayo – un incremento de Boro, el cual es un elemento químico que su incremento está asociado con la actividad volcánica.

Con base en esta actividad registrada, es probable que esté subiendo magma por el conducto del edificio volcánico, lo que pudiera propiciar el crecimiento de un domo con derrumbes de material incandescente y se presenten flujos de lava, por lo que se incrementa la zona de exclusión de toda actividad a 8 kilómetros alrededor del volcán.

La Unidad de Protección Civil reitera la recomendación de que se evite la permanencia en barrancas cercanas al Volcán, por la probabilidad de que pueda generarse un flujo piroclástico y ante una lluvia en la parte alta, un lahar.

El Volcán de Fuego se encuentra activo y existen instrumentos operados por la Universidad de Colima, mediante el subcomité para fenómenos geológicos, que permiten identificar con anticipación la ocurrencia de un evento de otras magnitudes, por lo tanto, deben mantenerse atentos a la información que esté emitiendo la Unidad Estatal de Protección Civil, reiterando la importancia de no generar ni propagar rumores. Elabore su Plan Familiar de Protección Civil.