En gira de agradecimiento por los municipios de Comala, Cuauhtémoc, Ixtlahuacán y Villa de Álvarez, José Ignacio Peralta Sánchez asumió el compromiso de entregar alma, cuerpo y corazón para ser un buen gobernador y apoyar al PRI haciendo un buen papel como titular del Poder Ejecutivo.

“Una de las tareas que tengo es ser un buen gobernador. Con el simple hecho de ser un buen gobernador estaré apoyando a mi partido en la percepción  que tengan los ciudadanos de votar por los candidatos que postule el PRI”, señaló Nacho Peralta.

Reconoció que ser buen gobernador  además de representar una enorme responsabilidad legal y administrativa también es una responsabilidad política, para lograr una buena percepción partidista y que la gente sepa que los candidatos del PRI sí cumplen.

El gobernador Peralta explicó  que al anularse la elección ordinaria, el priismo de Colima se puso a prueba, dándose a la tarea de hacer nuevamente las estructuras de activismo y de representación en un tiempo récord.

En las reuniones que por separado sostuvo con los comités municipales, sectores,  organizaciones y la estructura territorial y de representación, el gobernador del estado dijo que fue tan exitoso el trabajo político en el proceso electoral extraordinario, que de otras entidades han llamado a la dirigencia estatal para implementar el modelo aplicado en Colima.

Aseguró que tras la anulación nunca vio un priismo derrotado ni desesperanzado, “todo lo contrario, el priista se creció al castigo, salió con carácter, con energía y con determinación a la calle a luchar por lo que era de ellos, pero sobre todo, a refrendar el triunfo  que ya habían logrado”.

Aunque reconoció que la anulación fue un trago amargo para todo el priismo, terminó siendo una bendición, porque permitió pasar de un triunfo de 503 votos de diferencia a uno de casi 10 mil sufragios.

“Créanme que no es lo mismo ser gobernador con un triunfo de 503 votos, que ser gobernador de un triunfo de casi 10 mil, porque el nivel de legitimidad y de respaldo popular me permite llegar a gobernar con una mayor fuerza y respaldo en las decisiones que hay que tomar.”

Finalmente, ratificó su compromiso de no tener una sana distancia con el PRI sino mantener una sana cercanía, ser un gobernador que nunca olvide su origen y su militancia partidista, por lo que hará lo que le permita la ley en el ejercicio de sus derechos políticos y estar cerca de su Partido.

A los eventos de agradecimiento de Comala, Cuauhtémoc, Ixtlahuacán y Villa de Álvarez, asistieron Rogelio Rueda Sánchez y Lizet Rodríguez Soriano, presidente y secretaria general del Comité Directivo Estatal del PRI, así como los actores políticos priistas de esos municipios.