Al iniciar su comparecencia ante el pleno del Senado, el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Luis Videgaray, advirtió que debe quedar claro a todos que “México es mucho más grande que el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y debemos de estar preparados para los distintos escenarios que puedan resultar de la negociación”.

Dijo también que no debe malinterpretarse la buena voluntad y el ánimo constructivo de los negociadores mexicanos, “con una decisión de abandonar las causas y los intereses de nuestro país”.

“No estamos negociando el Tratado en las redes sociales o a través de Twitter, lo estamos haciendo con profesionales, actuando de buena fe y así seguiremos. Y solamente seguiremos en este proceso y en este Tratado si así le conviene al interés nacional”.

Entre aplausos de los legisladores del PRI, Videgaray reiteró asimismo que México no participará en ningún proyecto que implique una barrera física entre México y Estados Unidos. Y lo reiteró: “Nuestro país no pagará de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia un muro que se construya a lo largo de la frontera. No es una postura de negociación ni una postura de México. Es parte de un principio fundamental de dignidad y de soberanía nacional”.

En otra parte de su intervención inicial, el canciller se refirió también a la relación con Venezuela y señaló que el gobierno mexicano ha rechazado y rechazará cualquier tipo de solución interna o externa que se pretende poner en marcha para solucionar la crisis venezolana. No se aceptará, recalcó, ninguna intervención militar.

Videgaray informó asimismo que tanto el gobierno de Venezuela como la oposición invitaron a nuestro país a participar como acompañante en el proceso de diálogo político que están por iniciar ambas partes, y señaló que respondió ya al canciller venezolano, Jorge Arreaza, que México acepta la invitación.

El funcionario informó también al Senado que hasta el momento México ha recibido 2.7 millones de dólares en recursos económicos como apoyo de diversos países para enfrentar los efectos provocados por los dos recientes sismos. Precisó que se recibieron además 650 toneladas de ayuda en especie, enviada por 24 naciones.