Sin importar que Andrés Manuel López Obrador aseguró que buscaría resolver la crisis de violencia en el país, principalmente al erradicar toda forma de corrupción, a un año de su Gobierno los resultados parecen no tener ninguna repercusión en el dominio de los cárteles de zonas estratégicas para el desarrollo económico del país.

Los principales puertos de México –Manzanillo, Veracruz, Lázaro Cárdenas y Coatzacoalcos– siguen bajo el control del cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), al menos de acuerdo con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

“Los puertos marítimos son piezas clave para la introducción de los precursores químicos que después son vendidos a todo el mundo como metanfetaminas, heroína y fentanilo”, establece información de inteligencia administrada por esa institución que encabeza Alfonso Durazo, y admite que el Gobierno federal no ha logrado desmantelar el control criminal de estos estratégicos centros portuarios del país.

“Actualmente, el CJNG tiene el control de los puertos de Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Coatzacoalcos y Veracruz. Desde el Pacífico (Lázaro Cárdenas y Manzanillo) entran los precursores químicos que son enviados desde China”, señala el documento de la SSPC.

De acuerdo con el documento, elaborado con información de inteligencia de las secretarías de Marina y de la Defensa, el Sistema Portuario Nacional consta de 102 puertos y 15 terminales distribuidos en sus 11 mil 500 kilómetros de territorio costero. En el Pacífico hay 58 puertos y terminales, mientras que el Golfo y el Caribe cuentan con 59.

“Los puertos del Pacífico se volvieron estratégicos a la hora de elaborar las rutas criminales de drogas, debido a que los precursores químicos tienden a venir desde China, estando la costa del Pacífico mexicano en línea recta con las costas asiáticas”, enfatiza.

El documento de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) recuerda que, desde 2017, el informe “México: crimen organizado y organizaciones de tráfico de drogas”, del Congreso de Estados Unidos, estableció que el CJNG, liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, asumió el control de los principales puertos marítimos del país y esto fue “un elemento primordial para entender la expansión de ese grupo” en los más recientes años.

Añade: “El fenómeno de los puertos no ha sido algo que se diera de la noche a la mañana. En realidad, ha sido la manera más eficaz para los cárteles de introducir cargamentos de precursores (químicos), después de (que) los satélites internacionales que son operados por infraestructura estadunidense tengan el dominio de quién entra y quién sale del país en el terreno aéreo”.

Sin aludir a este cártel, el presidente López Obrador se refirió a la “gran corrupción” que existe en los puertos del país en la conferencia de prensa del jueves 9, en la que informó que están en curso varias investigaciones al respecto y acusó que están involucrados funcionarios de puertos adscritos a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“Hay una gran corrupción en todo lo que es el manejo de puertos y ya estamos atendiendo este asunto… Tenemos investigaciones abiertas, pruebas de que administradores de puertos o están coludidos o se hacen de la vista gorda en actos de corrupción”, subrayó.

Y pese a que ya tiene más de 13 meses al frente del gobierno, López Obrador enfatizó que esta corrupción fue resultado de las complicidades de los gobiernos anteriores y específicamente de los extitulares de la SCT.

Precisamente por eso, aseguró, el Congreso analiza una iniciativa de ley para retirarle a la SCT sus facultades en materia de autoridad marítima mercante y trasladarlas a la Secretaría de Marina, que se prevé avalar en el próximo periodo de sesiones.