Destacadas Locales Puerto

Hector Mora responde a acusaciones en su contra

El que suscribe, Capitán Héctor Mora Gómez, Director de la Administración Portuaria Integral, por sí y como cabeza de esa dependencia, se permite exponer a la opinión pública lo siguiente:

Que el día de ayer, en la Comparecencia que rindió ante el Senado el señor Secretario de Comunicaciones y Transportes, Ingeniero Javier Jiménez Espriú, el Senador Juan Antonio Martin del Campo y Martín del Campo, de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional, subió a la tribuna para pedir al alto funcionario explicaciones sobre diversos temas, entre los que pronunció uno relativo a mi persona, presentando ante el pleno documentos no autentificados en los que pretende incriminarme acusándome infundadamente de presuntos nexos con grupos delictivos, señalándome irresponsablemente como presunto culpable de ilícitos que puedo decir categóricamente que no he cometido.
Acusa el Senador Martín del Campo al que suscribe de ser propietario de empresas puestas en marcha mediante lavado de dinero, señala que soy un narcotraficante destacado, que estafé a los ejidatarios de Jalipa y que he sido investigado por la Procuraduría General de la República hoy Fiscalía General, y en general que tengo nexos con grupos delictivos y que la Dirección General de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos me identificó como narcotraficante y “congeló” las supuestas cuentas que dicen tengo en aquel país.
El Senador Martín del Campo, a todas luces víctima de la manipulación escandalosa de grupos movidos por oscuros intereses, ha caído evidentemente en el garlito de presentar ante la máxima tribuna de la República documentos cuya autenticidad dejan mucho que desear, toda vez que la DEA no me ha mencionado jamás entre los sujetos procesos de investigación, y la evidencia más fehaciente es el hecho de que desde hace muchos años he viajado a los Estados Unidos por asuntos de trabajo sin que nunca se haya puesto siquiera en duda mi personalidad.
Debo decir, para reafirmar lo anterior, que tan solo en los últimos treinta días, he pisado territorio norteamericano en sendos eventos públicos: el primero los días 12 y 13 de marzo, acompañando al señor gobernador del Estado de Colima, licenciado José Ignacio Peralta Sánchez, en su visita a Los Ángeles, California, participando en reuniones en las que procuramos la búsqueda de opciones paras mejorar la movilidad de mercancías entre Manzanillo y los Estados Unidos.
Ahora mismo, de hecho, entre el 8 y el 11 de abril, participo en Miami, Florida, en el Seatrade Cruise Global 2019, interviniendo con la Secretaría de Turismo del gobierno estatal, en el contacto con las líneas de cruceros más importantes del planeta, a fin de promover el aumento de llegada de cruceros a Manzanillo. A esta reunión asisten, además, directores y personal de las administraciones portuarias integrales de Baja California Sur, Mazatlán, Ensenada, Puerto Vallarta, Quintana Roo y Puerto Progreso, así como empresas y dependencias de todo el país y negocios de todo el mundo.

Mi estancia en los Estados Unidos, que no es la única ni, espero, será la última, deja constancia de que el gobierno de los Estados Unidos, -que expidió mi visa de turista sin observación alguna-, no ve en mí al tipo peligroso, al delincuente de negros antecedentes que injusta y falazmente pretende pintar el Senador Martín del Campo.
Expreso públicamente mi rechazo firme y enérgico a las acusaciones indebidas, torcidas, malévolas y perversas que el Senador Martín del Campo hace contra mi persona y solicito a esa Ilustre Representación, se sirva ordenar lo necesario para que la Comisión de Relaciones Exteriores investigue directamente si existen en las distintas instancias investigadoras del vecino país del Norte antecedentes que me señalen como culpable de delito alguno.
Pido además que la misma Cámara solicite a la Fiscalía General de la República, a la Secretaría de la Función Pública y a las autoridades a que haya lugar dentro del país, la información que crea necesaria para el esclarecimiento de cualquier asunto en que se me involucre.
He sido empresario, como mi padre, desde hace varias décadas. Radico en Manzanillo desde hace casi treinta y cinco años, y hasta recientemente, fui Cónsul Honorario de la República de Filipinas, para la expedición de cuyo nombramiento, el gobierno de aquel país investigó mi trayectoria, mis actividades y mi vida toda.
No tengo, respetables Senadores, mexicanos todos, nada de qué avergonzarme ni nada qué temer. Soy y he sido un hombre profundamente convencido de que la integridad personal es prenda que no se compra con dinero, y sé perfectamente que muchos individuos de oscuros antecedentes pretenden desestabilizar a la Administración Portuaria Integral, con objeto de hacer en ella y con ella negocios personales y grupales
Ni me he prestado nunca ni lo haré jamás, a ningún negocio que manche mi nombre ni el de mi padre, ni aspiro a convertirme en millonario ni a ser el personaje de negro historial que injusta y dolosamente me adjudica un político caído en manos de siniestros fines.
Me pongo públicamente a disposición del gobierno de México, para que investigue cuanto deba investigarse a fin de que de una vez por todas quede claro que Héctor Mora Gómez es un hombre honesto que honra su palabra y no defraudará la confianza del presidente de la República, licenciado Andrés Manuel López Obrador, del Secretario de Comunicaciones, Ingeniero Javier Jiménez Espríu y del Coordinador General de Puertos y Marina Mercante, Ingeniero Héctor López Gutiérrez, quienes me encomendaron la dirección de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo, cargo en el que continuaré trabajando, mientras ellos me lo permitan, por el progreso y el bienestar del país entero, y particularmente del Estado y del municipio donde me honraron para atender una encomienda de primera: hacer del puerto de Manzanillo, un ejemplo de los grandes proyectos de nuestra admirada Cuarta Transformación.
He sido blanco de muchos ataques, nacidos todos de la perversidad de quienes están acostumbrados a calumniar, a denostar, a descalificar y a acusar sin sustento a quienes no se prestan a sus intereses o a quienes les estorban para lograrlos.

Quedo a sus respetables órdenes dispuesto para cualquiera aclaración, y finalizo haciendo una reflexión: Deseo fervientemente que el visionario proyecto del señor presidente de la República, no decline ante las presiones externas que buscan someterlo con infundios, con falsedades, con bajezas que los pintan como son: mezquinos.
Quedo a la orden del gobierno de México y del pueblo de Manzanillo, con la frente en alto y mi dignidad robustecida ante los embates de las facciones que tanto daño le han hecho a nuestro país.

ATENTA Y RESPETUOSAMENTE

CAPITÁN HÉCTOR MORA GÓMEZ
DIRECTOR DE LA ADMINISTRACIÓN PORTUARIA
INTEGRAL DE MANZANILLO