Destacadas

AMLO cierra el penal de las Islas Marías como acto simbólico de los 100 días de su Gobierno

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó en rueda de prensa que el penal de castigo de las Islas Marías fue cerrado, hecho que eligió como símbolo de sus primeros 100 días de Gobierno.

“Escogí como acto simbólico para conmemorar 100 días de Gobierno el cierre del penal de las Islas Marías, ya se cumplió con el decreto y ya se cerró esa cárcel”, dijo el mandatario.

Un video fue transmitido después de un menaje a la prensa “para dar fe que fueron trasladados los reclusos y un número importante liberados”, afirmó López Obrador, al presentar la operación en la que participaron unos 600 efectivos custodios.

El operativo desalojó a los últimos 584 reclusos el 8 de marzo, en 33 embarcaciones y ocho aeronaves, a quienes personal de protección de derechos humanos les leyó sus derechos.

El edificio donde funcionaba el penal se transformará en un centro de educación ambiental para jóvenes, bautizado con el nombre del escritor José Revueltas.

“La cárcel la creó el dictador Porfirio Díaz para castigar a los políticos opositores, debe estar contento donde se encuentra José Revueltas, porque ya esas islas se convierten en campamentos para jóvenes, que van a visitarlas para proteger la naturaleza”, dijo el mandatario.

Seis prisioneros fueron liberados el fin de semana pasado, entre ellos un indígena que había sido condenado a 13 años por posesión de marihuana, según el vídeo transmitido.

Cuando el decreto fue firmado el 18 de febrero pasado, López Obrador recordó que en dos ocasiones Revueltas estuvo preso allí, experiencia que fue la inspiración de la novela “Los muros de agua” sobre la represión política, que publicó en 1941, “después fue penal de castigo y violación de derechos humanos”, afirmó el presidente.

Revueltas (1914-1976), escritor y militante del Partido Comunista, estuvo preso en ese “penal infame” de las Islas Marías, en el marco de la persecución política que padeció, escribió obras como “El luto humano” y ensayos políticos como “Un proletariado sin cabeza”.

La prisión fue creada en la principal de las islas, a 130 kilómetros del Puerto de San Blas, en el estado mexicano de Nayarit (oeste), con el modelo carcelario de destierro, como el que existía en la Guayana Francesa en Sudamérica o la prisión de Alcatraz en EEUU, y en algún tiempo vivieron allí familiares de los prisioneros.

El 18 de febrero pasado el mandatario anunció la decisión de que dejara de ser prisión el penal que data de 1905, antes de la Revolución Mexicana de principios del siglo XX, “con una historia de castigos, tortura y represión a lo largo de más de un siglo”, dijo entonces el mandatario.

Un centro de estudios educativos y científicos con el nombre del escritor será destinado para el conocimiento de la flora y la fauna del archipiélago, en virtud de que es “uno de los lugares naturales más bellos de México, y servirá para campamentos de niños y jóvenes”, dijo el López Obrador al firmar del decreto.

Las islas fueron declaradas reserva de la biosfera en el año 2000 y desde 2005 patrimonio mundial de la humanidad.

Durante los 113 años que fue penal pasaron por allí más de 50.000 prisioneros.

Después de la revolución mexicana (1910-1917), entre 1928 y 1932, se buscó la readaptación social mediante el trabajo y el bienestar al trasladar a las islas a las familias de los presos, pero después volvió a ser prisión de castigo.