Destacadas Economía

IP pide al SAT emitir reglas para la compensación universal

El sector empresarial exhortó a las autoridades de Hacienda a emitir las reglas generales que permitan a los contribuyentes cumplidos hacer uso de la compensación universal, a fin de que las empresas, sobre todo las pymes, no padezcan de falta de liquidez en el arranque del 2019.

Juan Manuel Chaparro, presidente de Fomento Industrial de la Canacintra, afirmó que la afectación de la eliminación de esta herramienta en la Ley de Ingresos 2019 representa un costo económico a las empresas originado por el tiempo de espera respecto a alguna devolución o reembolso de impuestos por parte del gobierno —si éste fuera el caso— y no se diga si se trata de empresas exportadoras o productores de alimentos o medicinas o proveedores de maquinaria o insumos al sector agrícola que están sujetos a tasa cero.

A finales de diciembre se logró con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) mantener la “compensación universal” a las empresas formales, pero se desconocen las reglas que deben cumplir para hacer uso de la herramienta fiscal, dijo.

Si la Secretaría de Hacienda presume alguna evasión de impuestos de cualquiera de las empresas, éstas deberán de ser fiscalizadas vía el uso de las tecnologías existentes para ello; pero esto “no debe ser un pretexto para que afecten a las empresas cumplidas y formales que operan con legalidad dentro de las reglas fiscales establecidas a la fecha”.

El Consejo Coordinador Empresarial demandó recientemente que se modifique a la brevedad el Código Fiscal para establecer también ahí que los contribuyentes que cumplan con sus obligaciones sustantivas tengan derecho a compensar.

El SAT refirió que se determinan los términos y lineamientos que deberán cumplir los sectores primarios, exportador y maquiladoras para que sigan utilizando la compensación universal, mientras que para los demás causantes las autoridades se comprometieron a agilizar las devoluciones.

A decir de la Canacintra, México necesita mantener una disciplina en el gasto público productivo y la estabilidad económica, lograr un buen control de la inflación y fortalecer sus finanzas mediante el incremento y ampliación de su recaudación fiscal para hacerse de nuevos y mayores ingresos para mejorar los servicios públicos.