La petrolera ExxonMobil se encuentra interesada en la importación y venta de turbosina y diesel marino, por lo que evalúa la posibilidad de ampliar sus terminales de almacenamiento, en el mediano y largo plazos, comentó Carlos Rivas, director general de Combustibles de la compañía en México.E

Comentó a Excélsior que ExxonMobil se ha convertido en una de las pocas empresas que ya están importando combustibles; sin embargo, se buscará incursionar en otro tipo de petrolíferos para acaparar clientes como aerolíneas y transportistas marítimos.

El directivo aseguró que sus refinerías en Estados Unidos cuentan con la capacidad suficiente para la producción de turbosina, con la que pueden abastecerle a México a precios competitivos, ante la apertura del mercado que ya se espera en los siguientes meses.

Por ello se encuentra a la espera de que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) determine las tarifas para el mercado de turbosina.

“Nosotros somos grandes productores de turbosina, tenemos la capacidad de abastecer a México, nos interesa el mercado, por lo que estamos analizando cómo se puede participar. El problema viene con la logística, ¿cómo le vamos a hacer?”, dijo.

Con la apertura de este mercado, la empresa ejercería inversiones adicionales para la ampliación de sus terminales, es decir, construiría nuevos tanques para el almacenamiento de la turbosina de importación.

Mencionó que con el objetivo de incursionar en este mercado estudiarán la forma de llegar a los aeropuertos, además de que iniciarán pláticas con las aerolíneas para que se conviertan en sus futuros clientes.

Con la apertura de este mercado, que generará una nueva línea de negocios, la empresa ejercería inversiones adicionales para la ampliación de sus terminales, es decir, construiría nuevos tanques para el almacenamiento de la turbosina de importación.

“Hacen falta más tanques, más ductos, cómo llegar a los aeropuertos y cómo llegar a las aerolíneas, hablar con ellas. Ahora que ya tenemos terminales nos da la oportunidad de seguir agregado tanques y traer otros productos”, señaló.

A la mar. Para Carlos Rivas, otro nicho de oportunidad en el que ExxonMobil planea incursionar es en la importación y venta de combustible marino, pues el desarrollo de los puertos en México y la llegada constante de embarcaciones representa un nicho de negocios que se espera explotar.

“Este es un país enorme, un país que los mexicanos deben darse cuenta que está creciendo por todos lados”, dijo.

Cabe mencionar que la empresa ha logrado traer al país 900 mil barriles de combustible, equivalente a 160 millones de litros, desde noviembre del año pasado, el cual ha sido trasportado en 16 trenes unitarios hasta sus dos terminales ubicadas en San Luis Potosí y Guanajuato.

Esto con el objetivo de abastecer a las 160 estaciones de servicio, que ya están siendo operadas con la marca de la empresa, principalmente en Querétaro, San Luis Potosí, Guanajuato y recientemente en Puebla. “La parte difícil ya está hecha, que es traer combustible, invertir y construir terminales”.

Precios y crudo. Ante la volatilidad que ha tenido el precio del crudo en los mercados internacionales, dijo que los precios en México deberán reflejar dicha situación, pues ya se trata de un mercado liberado, aunque esto también dependerá de cómo se comporten los impuestos establecidos por el gobierno federal.

“Esto es nuevo para México, hay que ir viendo cómo va evolucionando y ver cuál es tiempo desde que el crudo sube y cómo se refleja después en la calle”, comentó.