Unos 384.000 kilómetros separan la Tierra de la Luna pero se conocen muchos más datos de su superficie que del fondo del mar, a muchos menos kilómetros de profundidad. De hecho, si quisiéramos hacer una película de lo que ocurre y vive aquí sería pura ciencia ficción, pues se saben muy pocas cosas debido a las extremas condiciones que presenta el océano más oscuro.

No obstante, las nuevas tecnologías están permitiendo avanzar a pasos agigantados en este campo, donde los robots submarinos tripulados de forma remota (ROVs) sustituyen a los humanos cuando se trata de bajar a profundidades donde la presión es demasiado elevada y la temperatura extremadamente baja.

Ahora, uno de estos ROVs, tripulado de forma remota desde el buque oceanográfico Okeanos Explorer, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), ha captado unas imágenes de un extraño calamar de color rojo hallado a gran profundidad en el Golfo de México.

Mike Vecchione, que es biólogo y experto en calamares de la NOAA, asegura que es “el calamar más extraño que he visto”, pues entre otras cosas, el vídeo muestra una morfología nunca antes identificada en estos cefalópodos y una forma un tanto extraña de desplazarse del animal.

En concreto, Vecchione asegura que se mueve por la columna de agua como lo hace el Nautilus, un auténtico fósil viviente -predecesor de pulpos, calamares y sipias- que flota permanentemente gracias a una cámara de aire. Asimismo, este animal escapa de sus depredadores mediante la propulsión a chorro, empleando un sifón que tiene al lado de su cabeza.

Los investigadores aseguran que la extraña criatura podría pertenecer al género Discoteuthis y, en concreto, a una especie que reside en las aguas del Atlántico tropical y que nunca antes se había encontrado con vida. De hecho, las especies pertenecientes a este género de calamares son difíciles de distinguir, pues nunca nadie ha hallado ningún ejemplar intacto o en buenas condiciones.

El robot submarino no pudo captar al extraño animal, con lo que los biólogos deben servirse de la especulación para definir al calamar. No obstante, esperan que en nuevas misiones puedan encontrarse de nuevo con él, lo que les permitiría conocer de qué se alimenta, a qué se debe su extraña forma e incluso si es o no bioluminiscente.

No es la primera vez que el Okeanos Explorer capta imágenes de extrañas criaturas de las profundidades marinas, pues en otras ocasiones ha registrado vídeos de extrañas medusas brillantes o pulpos de aspecto fantasmal, entre otros.

A partir de ahora y hasta el próximo 3 de mayo todas las imágenes captadas por este robot submarino se podrán ver en el canal de Youtube del buque oceanográfico Okeanos Explorer.

Con información de Comunidad Portuaria