Marcos Puente, integrante de la empresa Montecristo, encargada del programa de software para la tarjeta de prepago en el transporte urbano de Manzanillo asegura que este sistema no se presta para realizar irregularidades.

Luego de que algunos concesionarios de transporte público, denunciaran irregularidades realizadas con este sistema por parte de los líderes de organizaciones de transportistas.

Ante ello,  Puente declaró que “como implementadores del Sistema se puede decir que el proceso que se lleva a cabo es transparente, no se presta de forma alguna para alguna malversación”.

Así mismo, mencionó el proceso que se lleva a cabo en el manejo de fondos, se hace entre la empresa receptora del recurso que en este caso es Kiosko y se hace una transferencia de los mismos a una cuenta de la asociación, “no hay ningún manejo de efectivo fuera de ello, todo se hace a través de la empresa, entonces podemos decir que el proceso como tal no se presta para ello”, reiteró.

Recordó que el sistema por el momento solo implementando en Manzanillo, es para que estudiantes y personas con discapacidad puedan acudir a las tiendas Kiosko donde recargan la tarjeta y de acuerdo al monto tienen derecho a un número determinado de viajes, los cuales son descontados conforme utilice el transporte, en base al costo nominal del boleto.

La transferencia del dinero obtenido se hace de manera mensual a las empresas concesionarias del transporte urbano o a las asociaciones existentes, dependiendo, esto, dijo de los convenios firmados con la empresa Kiosko, encargada de recibir el pago.

Con información y fotografía de Periódico Hechos.