Destacadas

NASA y SpaceX pondrán en órbita satélite para buscar más planetas

Un nuevo satélite de la NASA diseñado para detectar mundos similares a la Tierra fuera del sistema solar despegará este lunes desde Florida a bordo de un cohete SpaceX, en una iniciativa para ampliar el inventario conocido de exoplanetas que puedan albergar vida.

El Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS, por sus siglas en inglés) partirá de la Base de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral a las 18:32 hora local (2232 GMT), dando inicio a una misión de dos años y 337 millones de dólares en uno de los campos de exploración más nuevos de la astronomía.

El último instrumento de astrofísica de la NASA con destino al espacio será llevado a bordo de un cohete Falcon 9 de Space Exploration Technologies, o SpaceX, el servicio privado de lanzamientos del empresario multimillonario Elon Musk.

TESS está diseñado para aprovechar el trabajo de su predecesor, el telescopio espacial Kepler, que descubrió la mayoría de los cerca de 3,700 exoplanetas documentados por astrónomos en los últimos 20 años y que está a punto de quedarse sin combustible.

La NASA espera identificar miles de nuevos mundos antes desconocidos, cientos de ellos quizás con el tamaño de la Tierra o “súper Tierras”, no mayores al doble de nuestro planeta. Los astrónomos esperan que TESS ayude a catalogar un centenar de nuevos exoplanetas rocosos para un posterior estudio en detalle.

Se cree que es más probable que estos tengan superficies rocosas y océanos, convirtiéndose por tanto en los mejores candidatos para que evolucione la vida, por oposición a gigantes gaseosos como Júpiter o Neptuno.

Con un tamaño cercano al de un refrigerador, con alas con paneles solares y equipado con cuatro cámaras especiales, TESS necesitará unos 60 días para trazar una órbita altamente elíptica que transitará por primera vez entre la Tierra y la Luna cada dos semanas y media.

Al igual que Kepler, TESS usará un método de detección llamada fotometría de tránsito, que busca interrupciones periódicas y repetitivas en la luz visible de las estrellas provocadas por el paso de planetas frente a ellas.