El Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México es un proyecto necesario que detonará el crecimiento del país, aseguró hoy Carlos Slim, presidente de Grupo Carso.

En una inusual conferencia de prensa, el hombre más rico del país dijo que la discusión sobre el nuevo aeropuerto no es cuánto se va a invertir, “no se está comprando un coche, sino los efectos de esa inversión”. El empresario dijo que con esta nueva obra se generarán 60,000 millones de pesos en salarios y sueldos y 120,000 mdp en insumos.

La obra “detonará el desarrollo económico y social y el empleo de la zona con mayor población marginada del área metropolitana y del país”, dijo el presidente de la constructora encargada del desarrollo de la obra, junto con ICA.

Respecto a la viabilidad del proyecto ante el hecho de que el suelo de la zona registra hundimientos, Slim dijo: “El Nuevo Aeropuerto claro que se va a hundir, como todo el Valle de México, lo que tenemos que hacer es dejar de sobre explotar el acuífero de la zona metropolitana”.

El NAICM ha sido uno de los temas más polémicos de la administración del presidente Enrique Peña Nieto. El tema ha adquirido relevancia especialmente a la luz de la campaña electoral por la presidencia, en la que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, se ha manifestado reiteradamente en contra de la obra, asegurando que, de ganar la presidencia, daría marcha atrás al proyecto.

Se espera que el número de personas que querrán viajar en América Latina se incremente significativamente en los próximos 10 a 15 años. Los vuelos adicionales necesarios para atender esas necesidades no serán posibles sin una infraestructura aeroportuaria suficiente. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha advertido que, “si no se toman acciones para expandir la capacidad aeroportuaria, se espera que para 2025 haya 113 millones de pasajeros menos de los que existirían si hubiera suficiente infraestructura”.