En la red portuaria nacional uno de los grandes retos es el desalojo de la carga mediante el uso eficiente de las cadenas logísticas y la productividad de una mejor interconexión entre ellas, por lo que es imprescindible alcanzar elevados niveles en la actividad portuaria para alcanzar la evolución y desarrollo en los puertos de México.

El tiempo de estadía de la carga en los patios o zonas de almacenamiento de las terminales portuarias nacionales es de 8 días, en cambio el Benchmark internacional de permanencia promedio en puertos es de 3 días, por lo que el gran desafío en los puertos nacionales es la falta de continuidad posterior a la primera maniobra (de buque a patio o zona de almacenamiento y viceversa).

Existen diversos factores que propician esta ineficiencia en el desalojo de la carga, entre los que destaca el complejo circuito de revisiones, la ausencia de manuales de procedimientos, la falta de coordinación entre las autoridades, las prácticas inadecuadas de los usuarios, la ausencia de integración en los sistemas de información y documentación.

Además, uno de los grandes problemas es que las cadenas de carga por tren y autotransporte pocas veces están vinculadas a estrategias logísticas, lo que genera ineficiencia, falta de calidad en el servicio y costos adicionales.