El presidente Donald Trump promulgó este jueves la imposición de tarifas de 25 por ciento sobre las importaciones de acero y de 10 por ciento sobre las de aluminio y, por ahora, exentó a México y Canadá.

Sin embargo, el mandatario señaló que este beneficio para México y Canadá aplicará mientras se renegocia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Si no llegamos a un acuerdo, si no logramos renegociar el TLCAN, de un tratado justo, entonces daremos por terminado el tratado… Si sí lo renegociamos, no le impondremos estos aranceles a Canadá y México”, afirmó en conferencia de prensa.

Informó que estos aranceles entrarán en vigor en un plazo de 15 días y dejó la puerta abierta a conversar “país por país” para negociar eventuales exenciones a esas tasas

Trump explicó que las medidas arancelarias se deben a la presunta competencia desleal en materia comercial, la cual afecta a las industrias acerera y de aluminio de Estados Unidos.

“Hoy estoy defendiendo la seguridad nacional norteamericana mediante la colocación de aranceles en las importaciones extranjeras de acero y aluminio… Si no tienes acero, no tienes país”, comentó.

El presidente estadounidense detalló que las empresas que deseen fabricar en territorio estadounidense, no pagarán este arancel.

“Si no quieren pagar impuestos, traigan su planta a Estados Unidos”, dijo.