Luego de que Estados Unidos abandonara el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TTP) en 2017, antes de ratificarlo, México y los otros 10 países miembros decidieron continuar con éste. En enero pasado, concluyeron de negociar el ahora llamado Tratado Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico y planean firmarlo en marzo, en Chile.

Aunque en un principio su salida causó incertidumbre para México, hoy es uno de los más beneficiados, dice Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior.

En cambio, EU, al no estar, perderá la posibilidad de generar 131,000 millones de dólares anuales, según un estudio del Peterson Institute.

Para Baker, una ventaja para México es que tendrá más alternativas para comerciar, ante la tensión con EU por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. “Es importante que México tenga opciones”, dice.