En rueda de prensa en la Administración Portuaria Integral (API), Bruce Nierenberg, presidente de la naviera, presentó ayer la ruta “Gran Experiencia Maya”, que llegará al puerto de Progreso el 10 de enero de 2019 de la mano del crucero de lujo “Victory”, de la naviera Victory Cruise Lines, anunciaron el miércoles funcionarios y empresarios en Yucatán.

Se indicó que el barco de lujo traerá 200 pasajeros de alto poder adquisitivo que practican el turismo cultural.

Su primera temporada en la Península de Yucatán será del 4 de enero a mayo de 2019 y la segunda, de noviembre de 2019 a mayo de 2020.

El 4 de enero el barco zarpará de Miami, su “home port”, y visitará Key West (isla de Florida, al norte de Cuba), donde hará un día.

El 7 de enero arribará a Puerto Morelos, Quintana Roo, donde desembarcarán los 200 pasajeros y, tras pasear, abordarán autobuses para visitar Valladolid, segundo Pueblo Mágico de Yucatán, y Chichén Itzá, donde verán el espectáculo de luz y sonido y pernoctarán en un hotel.

Después viajarán a Izamal, primer Pueblo Mágico de Yucatán; a Nolo, comisaría de Tixkokob, y a Progreso.

El 10 de enero, el barco llegará, solo con la tripulación, a Progreso y durante tres días y dos noches servirá de hotel a los turistas, quienes visitarán Mérida, el Gran Museo Maya y haciendas.

Luego el crucero viajará a Seybaplaya, Campeche, donde desembarcarán y estarán tres días y dos noches.

De Campeche, los pasajeros retornarán a Estados Unidos en un avión que traerá a 200 turistas, quienes abordarán el crucero para hacer el recorrido inverso: la ciudad de Campeche, Progreso, donde estarán dos noches y tres días; en autobús visitarán Izamal, Chichén, donde pernoctarán; Valladolid y Puerto Morelos, donde abordarán el barco y retornarán a Miami.

Nierenberg dijo que cada turista paga entre 4,000 y 5,000 dólares (entre 76,000 y 95,000 pesos) por los nueve días del viaje todo incluido en el barco y el traslado en avión de Campeche a Miami.

Indicó que se calcula que cada pasajero gaste 500 dólares ($9,500) en Valladolid, Chichén Itzá, Izamal, Mérida y Campeche.

Nierenberg tiene 45 años de experiencia en turismo de barcos.

Trinidad Molina Casares, representante de Turismo Aviomar, empresa que transportará a los pasajeros de Quintana Roo a Yucatán, afirmó que Nierenberg trabajó con su abuelo José Trinidad Molina Castellanos en el turismo náutico.

En la rueda de prensa también estuvieron Saúl Ancona Salazar, secretario de Fomento Turístico del Estado; Raúl Torre Díaz, director de la API; el alcalde de Progreso, José Isabel Cortés Góngora, y el director de Cultur, Dafne López Martínez.