Empresas

México pide a la UE reglas de origen más flexibles

México pidió flexibilizar más la regla de origen para la producción de automóviles como parte de la actualización del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea (TLCUEM), lo que facilitaría el uso de más autopartes de terceros países.

Una fuente informó que los negociadores europeos pidieron una regla de origen “similar” a la actual, de 60% de contenido regional en la fabricación de autos, mientras que México propuso un porcentaje más bajo, sin que se pudiera precisar la tasa puesta en la mesa de negociación.

En el comercio de automóviles entre ambas partes durante el 2016, último dato disponible, las exportaciones mexicanas sumaron 3,265 millones de dólares y las del bloque europeo fueron por 1,839 millones de dólares.

Al tiempo que se dan estos posicionamientos, México y Canadá discuten, en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la propuesta del gobierno de Donald Trump de que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países.

Las reglas de origen vigentes en el TLCAN son de 62.5% para automóviles, camiones ligeros, motores y transmisiones, y de 60% para todos los demás vehículos y partes de automóviles.

Como parte del programa de liberalización arancelaria del TLCUEM, se otorgó un trato especial al sector automotriz mexicano en términos de sus requisitos de origen: durante los primeros tres años se impuso un porcentaje de 50% del valor agregado regional a las exportaciones mexicanas, siendo este porcentaje de 60% después de este periodo de transición.

Las reglas de origen se refieren al criterio pactado en un tratado de libre comercio para definir cuándo un bien es considerado originario (por su nivel de contenido regional) para gozar de las preferencias arancelarias.

El actual porcentaje de valor de contenido regional para la producción de autos es el más alto entre los distintos tratados de libre comercio que opera Estados Unidos, a la vez que el correspondiente al TLCUEM es también de los más exigentes a nivel mundial.

El bloque europeo establece en su Código Aduanero de la Unión dos principios básicos relativos a la definición de mercancía enteramente obtenida o de transformación sustancial. El primero toma en cuenta que las mercancías enteramente obtenidas en un solo país o territorio tienen su origen obviamente ahí.

El segundo considera que las mercancías en cuya producción interviene más de un país o territorio tienen su origen en el país o territorio en aquel en el que se haya producido su última transformación o elaboración sustancial, económicamente justificada, efectuada en una empresa equipada a tal efecto y que haya conducido a la fabricación de un producto nuevo o que represente un grado de fabricación importante.

con información de El Economista