El titular de la Secretaría de Economía (SE), Ildefonso Guajardo, viajó ayer a Estados Unidos para reunirse con el secretario de Comercio, Wilbur Ross, confirmó Kenneth Smith, jefe del equipo negociador de México del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Es parte de la dinámica normal de trabajo que tenemos con Estados Unidos, sostuvo Smith, entrevistado durante un receso en el tercer día de trabajos de la séptima ronda de renegociaciones del TLCAN. Aclaró que en Ciudad de México continuarán laborando los equipos técnicos en los diferentes capítulos que se abordarán en este episodio.

No estamos en un momento en que podamos hablar de un cierre (de la renegociación del TLCAN), dijo Smith. Comentó que no puede adelantar cuántas rondas más harán falta para concluir el proceso.

Guajardo fue a Washington después de inaugurar la nueva planta de la cervecera Heineken en Meoqui, Chihuahua. La entrevista con su homólogo estadunidense, Wilbur Ross, está prevista para este miércoles, para abordar las exportaciones que hace México a Estados Unidos de jitomate, cuyo acuerdo quinquenal concluirá en marzo, así como las de acero y aluminio que el vecino país quiere gravar.

En su discurso en Chihuahua, el secretario advirtió que el riesgo más grave para México en caso de no concretarse la renegociación del TLCAN es que grupos proteccionistas retrocedan a México a la época de los años 70, con la imposición de aranceles y una economía cerrada.

De todos modos, enfatizó, aún sin TLCAN México seguirá siendo un país fuerte en su dinámica de integración. Insistió en que el país tiene que seguir apostando a la apertura, la integración y el libre mercado.

Guajardo dijo que resulta fundamental en este momento llevar a cabo simultáneamente la renegociación del TLCAN, la modernización del Tratado de Libre Comercio de la Unión Europea y México y el llamado TPP-11.

Sobre la industria cervecera, que atrajo 20 mil millones de dólares de inversión extranjera directa (IED) en los pasados cinco años y sólo el anterior logró exportaciones por 3 mil millones de dólares, tranquilizó al sector al afirmar que sin TLCAN se mantendrá el arancel cero de nación más favorecida que se paga para exportar cerveza a Estados Unidos.

De lo único que se tienen que preocupar es que nosotros mantengamos también la liberación de aranceles en sus insumos estratégicos. Esta industria está en una posición privilegiada, porque es una de las que menos afectación tendrían, puntualizó.

A su vez, Kenneth Smith dijo que hay avances de 80 por ciento en algunos capítulos que incluso podrían cerrarse en esta ronda, como telecomunicaciones, comercio electrónico, buenas prácticas regulatorias y obstáculos técnicos al comercio, así como varios anexos sectoriales.

con información de La Jornada