El comercio entre los miembros de la Alianza del Pacífico (AP) se encuentra en los niveles más bajos desde 2011, situación que podría cuestionar la efectividad del bloque y las estrategias implementadas con miras a promover la integración comercial, advirtió un análisis privado.

En junio de 2012, Colombia, Perú, Chile y México crearon la Alianza del Pacífico, un mecanismo de integración económica y política que tiene entre sus objetivos promover la expansión comercial de sus integrantes a nivel mundial e intrarregional.

Según un estudio de Centro de Investigaciones Económicas y Social (Fedesarrollo), el comercio de América Latina y el Caribe (ALC) aumentó sostenidamente entre 2000 y 2013.

El crecimiento de las exportaciones de la región en dicho lapso fue de 10.8 por ciento en promedio anual. Este aumento estuvo “liderado por el boom de precios de las materias primas y la mayor demanda de China. Además fue acompañado por la firma de múltiples tratados de libre comercio con otras regiones”.

Igualmente se benefició por “un dinamismo significativo del comercio intrarregional, inducido en parte por el auge de la actividad económica de la mayor parte de los países de América Latina”, señaló el informe de Fedesarrollo.

En contraste, desde 2013 el comercio de la región ha seguido “una tendencia decreciente, similar a la del comercio mundial, registrando su máxima caída en 2015 (-15 por ciento) como consecuencia principalmente del desplome en los precios de los principales productos de exportación, la apreciación del dólar y el enfriamiento de la demanda mundial”.

Fedesarrollo explicó que así como el “comercio global de ALC ha presentado una tendencia decreciente en los últimos años, entre los principales bloques comerciales de la región ha experimentado una desaceleración en términos del valor de sus exportaciones hacia los países de la región desde 2013”.

En el caso de Mercosur o de la Comunidad Andina, ”ello podría entenderse como consecuencia de la recesión que han enfrentado en este período varios de los países de la región, tales como Brasil, Argentina, Venezuela o Ecuador”.

Pero lo más sorprendente es verificar “que la caída en el comercio intrarregional, también cobija a los países de la Alianza del Pacífico, todos los cuales han mantenido tasas positivas de crecimiento económico en los últimos años”.

Sin embargo -anotó Fedesarrollo-, “su crecimiento ha sido considerablemente superior al del conjunto de América Latina y al de los países avanzados”. Las exportaciones intrabloque de la Alianza del Pacíficó sumaron 14 mil 514 millones de dólares en 2016, equivalentes apenas al 2.9 por ciento de las exportaciones totales de los países miembros.

México es “el país con mayor contribución a las exportaciones intrabloque” (con seis mil 215 millones de dólares), seguido por Chile (tres mil 459 millones), Colombia (dos mil 658 millones) y Perú (dos mil 182 millones). El comercio intrabloque de la Alianza del Pacífico presenta una tendencia decreciente desde la firma del acuerdo: el valor de las exportaciones ha disminuido en casi siete mil millones de dólares entre 2012 y 2016.

En ese periodo analizado pasó de 21 mil 261 millones de dólares a 14 mil 514 millones y de constituir el 4.0 por ciento de las exportaciones totales de los países miembros al 2.9 por ciento. En el comercio intrabloque de los países de la Alianza del Pacífico hay un “componente no despreciable de commodities (bienes primarios), aunque mucho menos relevante que el correspondiente al comercio de esos mismos países con el resto del mundo”. Esto explica parcialmente “el pobre desempeño del valor en dólares de ese comercio en un contexto de fuerte caída en los precios de los productos básicos.

La caída en el precio del cobre y de otros minerales a partir de 2011 afectó ciertamente el valor de las ventas realizadas por Chile y Perú a Colombia y México”. Asimismo, el desplome “en el precio del petróleo y el carbón explica parte de la contracción en el valor de las exportaciones colombianas a sus socios de la AP. Sin embargo, lo que resulta más llamativo es que la caída en el comercio de los países de la Alianza en los últimos años no se explica exclusivamente por esa razón”.

“El valor exportado intrabloque, una vez se excluyen los commodities, cayó” desde un total de 14 mil 675 millones de dólares en 2012 hasta 11 mil 759 millones en 2016”, agregó el estudio de Fedesarrollo. La caída entre esos años fue “notable no solo en el consolidado, sino a nivel de todos y cada uno de los países (…) la contracción en el valor de las exportaciones realizadas por los países miembros de la Alianza entre 2012 y 2015 fue generalizada”.

Esta caída cobijó productos básicos (de 5.8 mil millones a 2.7 mil millones de dólares), vehículos (de 2.9 mil millones a 1.8 mil millones), maquinaria (de 2.9 mil millones a 2.8 mil millones), otras manufacturas (de 6.9 mil millones a 6.2 mil millones) y alimentos (de 2.7 mil millones a 2.6 mil millones).

En el caso de Colombia, las ventas externas hacia los países de la Alianza del Pacífico también registraron una tendencia decreciente a partir de 2012, bajando desde 4.6 mil millones en ese año hasta 2.6 mil millones de dólares en 2016, lo que representa una contracción de 42 por ciento.